Cultivar la creatividad para tener una vida más significativa

Vivimos estabulados.
Vivimos en modo mecánico, manufacturado,
vivimos sin vivir, sin pensar, sin disfrutar, sin profundizar



Vivimos en sociedades que priman el hemisferio izquierdo, lo plano, lo uniforme, lo mecánico, lo virtual, lo rápido... Y así nos vamos poniendo pequeños límites que van afectando a nuestra capacidad creativa: dejamos de escribir a mano porque es más rápido en el ordenador, tomamos siempre el mismo camino al trabajo porque es el más rápido, hacemos siempre las mismas recetas porque son las que mejor nos salen,...

¿Sabes cuántas áreas del cerebro se conectan entre sí y se ponen en funcionamiento para escribir a mano? ¿cuánto tiempo hace que no redactas sin ordenador?



Es hora de ampliar nuestras fronteras, liberarnos, y vivir.
Dejar actuar nuestro hemisferio derecho supone casi siempre un cambio de paradigma, una ruptura de nuestros esquemas mentales. Olvidar el miedo, dejar de lado el perfeccionismo y simplemente lanzarse a hacer, a ser.